Testimonios


“Nada de lo que se imaginen, es India. Nada de lo que piensen, es India.  No estuve haciendo turismo convencional, ni fui a hacer un retiro donde todo es om y paz. Quizás todo lo contrario.  Como toda experiencia, sin dudas fue positiva, porque así me tomo la vida, como una gran oportunidad de aprender y conocer, gente, lugares y situaciones. Por eso es crecimiento personal. Y a la distancia, metida adentro de una cultura diferente (no mirando desde el hotel), se valoran muchísimo otras cosas muy, muy simples. 


Por momentos fui muy observante. Casi diría que ni era yo quien estaba por ahí. Sólo mis ojos que miraban como quien mira un álbum de otro. Pero en un momento tuve que hacerme cargo de eso que estaba viviendo. India es abrumadora por los cinco sentidos: los olores, los colores, los ruidos, los gustos y los tactos.  Y la convivencia, como toda convivencia de un grupo muy heterogéneo en edades, preferencias y vivencias, no siempre es fácil. Pero la sorteamos más o menos bien. Raro era ver caras tan diferentes y también las mismas con otros ojos. Empatías y no tanto. Sentirme cerca afectivamente de gente que casi no conocía y que estaba a priori en mis antípodas. Descubrir hermosas personas que no conocía y reconocer a otros que se mostraron mejor.  Fue una gran experiencia participar de la convención de los 50 años de la Bihar School of Yoga. Pero no es respirar todos juntos y recitar un mantra. Es el comienzo de un gran viaje al interior de uno mismo, que es el lugar más inhóspito y lejano donde nos podemos ir”.
INDIA, seres y pareceres por María Isabel (Sri)

 

"I N D I A... Lo poco o mucho que pude patentar con el pasó por múltiples momentos intensos, el shock inicial y aturdimiento... y el resultado de un viaje a la Experiencia! Estoy AGRADECIDA a la VIDA por este viaje! Paradójicamente India y la experiencia en un Ashram terminan siendo lo mismo en esencia... Bucear por un mundo interno y externo q inconscientemente guardado intentamos ocultar! un viaje des-cubriendo ... que termina resultando abriéndote las puertas para que logres lo que considero MAS YOGUI de la vida! el Leit Motive de esta EXISTENCIA...la aceptación de la integridad humana, de nuestro ser íntegro y de nuestro Mundo! Todas las miserias del ser y lo más extremo de este mundo loco en el tapete... y luego de la revolución de los sentidos y de la mente... el cuerpo, la mente y el corazón aceptan! Solo ‘viendo’ o develando la totalidad  podemos verdaderamente Amarnos y Amar! "
Jessica (Jayatma)

“Los efectos y aprendizajes luego de mi estadía en los ashrams de Bihar School of Yoga en Munger y Rikiapeeth, India durante el mes de enero del 2018, son una experiencia que aún sigo asimilando e interpretando. A través de la vivencia experimental puedo reflexionar sobre la importancia del cuidado y respeto por la naturaleza, la ecología, la alimentación, el verdadero descanso físico y mental. Pude sentir y reafirmar que el establecimiento de las rutinas es necesario para una mejor organización y planificación de una vida saludable.
La vida en los ashrams me incitó a pensar en la entrega y amor que son necesarios desarrollar en cada una de las cosas que decidamos hacer en nuestras vidas, sin pensar o tener en cuenta, alguna recompensa que estas puedan generar. Sigo reflexionando sobre la importancia de hacer un trabajo de introspección para lograr la felicidad en la vida que no tiene que ver con algo particular sino que también es, para y por los otros.
Este viaje me ayudó a seguir pensando en el Yoga como un estilo de vida, lo cual debería ser enseñado a las generaciones más jóvenes y sobre todo a los niñes para colaborar en que se logre transitar esta vida de una manera más alegre y energética, en conexión con el universo y con un espíritu positivo, en el proceso de la evolución del ser humano y para crear un futuro mejor.
La vida de los ashrams tuvo que ver con desarrollar las disciplinas del yoga. Entendiendo el Yoga como una herramienta para incrementar las cualidades y facultades de la vida en general. Fue una gran experiencia que considero seguirá causando efectos en mi vida personal y mi desarrollo como ser humano durante toda la vida. Gracias infinitas a Sankalpa y Mantrasiddhi de Yoga Darsham Temperley por organizar semejante viaje en beneficio de tanta gente y permitirme ser parte del comienzo de un infinito aprendizaje . Hari Om / Namonarayan! “ Karina Bringiotti (Atma Priya)

 

“No se pasa en vano por un viaje a India como este. Desde el principio se aclaró, casi con la fuerza de un mantra, que este viaje grupal, de treinta personas, no sería un viaje “turístico". Y no lo fue. Aunque tuvo todos los condimentos necesarios para calificar como tal: la visita al Taj Mahal, en la ciudad de Agra; al Fuerte Rojo, en Delhi; y a la sagrada y surrealista Varanasi, por ejemplo”.
“La vida en el ashram está muy organizada, uno no tiene que pensar en nada de lo cotidiano. Solo recordar los horarios del desayuno, el almuerzo, el té, la cena y los programas de actividades. Y del seva, que como lo hacíamos compartido, era una fiesta. Entendí que la mejor manera de hacer seva es con el corazón, para que quede algo de nosotros en el ambiente. Y para que surta efecto en nosotros también. Uno recibe tanto en el ashram (como en la vida) que surge la necesidad de devolverlo. Y esto se hace a través del seva y de la participación en las actividades del ashram. Ya sea trabajando en la revista, en la preparación del prasad, la limpieza, la cocina, en lo que sea que haya que hacer. Siempre hay algo. Y siempre lo mejor es hacerlo con todo el amor posible.
Los satsangs con Swami Niranjan fueron y continúan siendo una inspiración. Las clases que nos dio el alma inmensa y adorable de Swami Kayvaliananda, también fueron y son una inspiración. La charla que nos dedicó Swami Satsangi nos llenó el corazón más de lo que pudimos contener en ese momento; sus gotas siguen entrando poco a poco, a medida que vamos recordando y procesando sus palabras. Los saludos, cantos, bailes y risas de los chicos del kirtan nos hicieron vibrar las cuerdas más íntimas. Todo, todo, todo durante esta experiencia nos hizo vibrar en una frecuencia lejana a la locura cotidiana y mucho más cercana a la naturaleza real de nuestra simple condición humana. No es sentir la energía del lugar solamente, es integrarse y volverse parte de ella en el minuto a minuto de estar ahí.
Y todo eso que se vive en el ashram, dándose cuenta o no, o apenas sintiendo que "algo está pasándome, algo está provocando en mí todo esto" se está empezando a hacer más claro y fuerte tras la vuelta, a medida que el tiempo va corriendo”.
“Cabeza, corazón y manos. Servir, amar y dar. Todo esto se vive en los ashrams de la Bihar School of Yoga. Después, lo que viene es inevitable. Ya no se tienen los mismos ojos. Ni para mirar hacia afuera ni para mirar hacia adentro. Algo cambia dentro de uno, algo se transforma. El tiempo dirá qué veremos cuando nuestros nuevos ojos se acostumbren. Pero de que son nuevos nuestros ojos (mis ojos), de eso no quedan dudas”. Veronica Ancery (Vidya Nidhi)